Tesoros de la Providencia

La Fundación Nuestra Señora de Lourdes, registrada ante la Inspección General de Justicia de la Nación con fecha 3 de Diciembre de 1998, tiene como objeto la Gestión Integral de Comunidades Educativas. En su Estatuto se refleja la identidad de sus fundadores con los valores Católicos, centrada en el respeto irrestricto de la dignidad del hombre, su derecho a ser promovido, y el genuino interés por todos los aspectos de la persona humana, fundamentalmente de los niños y jóvenes en edad escolar.

Actualmente y desde su fundación en 1995 ejerce la responsabilidad de la gestión de un Colegio de Nivel Inicial, Jardín Doña Luna, por el que han pasado más de 1200 niños, con una plantilla actual de 140 niños de entre 2 y 5 años.

Desde el año 1997 dirige el Colegio de la Providencia, de Nivel Primario, con más de 250 alumnos, y más de 900 egresados.

En el año 2003 fundó y asumió la gestión del Colegio de la Providencia Nivel Secundario, con más de 500 ex alumnos y una plantilla actual de 260 jóvenes.

En el año 2013, la Fundación, consciente de la acuciante necesidad de dar respuesta a niños con capacidades diferentes toma la decisión de fundar una Escuela Especial, que inicia sus actividades en el año 2014, con un proyecto innovador que responde integramente a los principios de inclusión y justicia.

La Fundación es la responsable de la gestión de la Comunidad Educativa Providencia, conformada por familias, responsables, colaboradores y benefactores que trabajan mancomunadamente en pos del objetivo de educar a sus hijos.

Para ello, persiguiendo los más altos estándares de calidad, ejecuta acciones educativas, culturales, deportivas, sociales, pastorales y de ayuda solidaria que impactan positivamente en la sociedad en la que desarrolla su tarea.
Para llevar adelante su trabajo cuenta con la colaboración de más de 120 personas que comparten el ideario que la anima.

La historia de estos 25 años, en los que ha compartido la vida con familias unidas por principios y valores muestra que el camino elegido es correcto, y la trayectoria acertada. Y se complementa con el compromiso de ser cada día mejores personas.